Actualmente el pendrive es capaz de albergar una gran cantidad de ficheros gracias a la generosa capacidad de la que hacen gala muchos modelos.

Es precisamente por el intenso uso al que acostumbran a estar sometidos que conviene aplicarles un mantenimiento
regular, siendo recomendable formatearlos cada cierto tiempo.

Dicha acción no solo elimina los archivos que el propio usuario opta por almacenar en la memoria usb, sino que también acaba con los posibles errores internos derivados de una utilización demasiado prolongada –ejemplificándolo la acción de retirarlo de la ranura USB del ordenador sin haberlo extraído previamente de manera segura–.

Así pues, presta atención a estas instrucciones para realizar la operación y obtener los beneficios que proporciona, recuperando nuevamente todo el espacio de la memoria usbG

Guía Paso a Paso para Formatear un Pendrive

1- Introduce el pendrive en el ordenador

En primer lugar ha de introducirse el pendrive en la correspondiente ranura del ordenador de sobremesa o portátil con el que
pretendas formatear la unidad.

pendrive en el puerto usb

Coloca el pendrive en el puerto usb

2- Abre la Carpeta de la memoria usb

En pocos segundos, el equipo informático la reconocerá y te ofrecerá la posibilidad de abrir la carpeta directamente con tal de explorar sus contenidos.

NOTA: Si no te aparece la mencionada interfaz emergente que da acceso directo al pendrive basta con hacer uso del Explorador de archivos, el cual está integrado en el sistema operativo, encontrándolo en el listado de “Dispositivos y unidades”.

Lo mismo que hacemos cuando queremos pasar fotos del ordenador al pendrive

Hallarlo no te resultará difícil, bastando con dar con aquella que presente una capacidad muy próxima a la de tu pendrive –por ejemplo, 14,9 GB si la memoria USB es de 16 GB.

3- Clic Derecho al Ratón – Formatear

En cualquiera de los dos casos, el siguiente paso consiste en pulsar el botón derecho del ratón habiendo colocado previamente el cursor encima del icono de la unidad en cuestión.

El menú que se abre de inmediato da acceso a varias funciones entre las que has de hacer clic en una de ellas: “Formatear”, apareciendo generalmente en la parte media del listado de opciones.

De inmediato, aparece la interfaz más importante de todas, puesto que con un solo clic en “Iniciar” darás pie a la operación de formateo que acabará con los diversos ficheros que hasta ahora albergaba el lápiz USB.

Antes de hacerlo conviene que tengas en cuenta varios aspectos

A- El primero de ellos es la opción de “Formato rápido” que, por defecto, viene activada y suele ser elegida por la mayoría de informáticos debido a que su eficacia es prácticamente idéntica en comparación con el formateo exhaustivo que requiere más tiempo para finalizar.

B- También es relevante el campo de texto asociado a la Etiqueta del volumen.

En él, si lo deseas, puedes introducir el nombre que pasará a tener la unidad de memoria, permitiéndote así localizarla más fácilmente en un futuro tanto si deseas volver a formatearla como si simplemente pretendes explorarla con el PC u otros dispositivos.

C- Tras introducir el término deseado puedes iniciar la operación de formateo que terminará en escasos segundos indistintamente del sistema de archivos previamente elegido en la citada interfaz.

D- Con FAT32 no tendrás ningún problema de compatibilidad al tratar con la memoria USB, aunque se aplicará un límite de máximo 4 GB por cada fichero.Ç

E- Si quieres almacenar elementos de mayor peso deberás optar por otro de los sistemas disponibles: NTFS o exFAT.

Por último te dejo un vídeo explicativo paso a paso actualizado 2019